Información

¿Se puede incorporar el tiempo de respuesta a la teoría de detección de señales?

¿Se puede incorporar el tiempo de respuesta a la teoría de detección de señales?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

En la teoría de detección de señales, normalmente se utilizan respuestas de "señal" y "sin señal" para analizar los datos (es decir, el análisis se basa en una elección discreta para cada ensayo, generando los cuatro resultados posibles "acierto", "error", "falsa alarma" y "rechazo correcto").

¿Existe alguna forma estándar de incorporar también el tiempo de respuesta en el análisis de detección de señales?


Sugeriría revisar el modelo del acumulador balístico lineal (Donkin et al., 2011) para un escenario como este. Si bien LBA se puede usar para modelar cualquier número de alternativas en una tarea de elección acelerada, para modelar la detección de señal, querrá modelar solo dos acumuladores, uno para la respuesta de "señal" y otro para la respuesta de "sin señal". Con este escenario, el sesgo de respuesta se manifestará como una diferencia entre los acumuladores en términos de su distancia desde el punto de partida al criterio, mientras que la discriminabilidad se manifestará como la tasa de deriva media (que probablemente será la misma en los dos acumuladores).

Referencias

Donkin, C., Brown, S. y Heathcote, A. (2011). Sacar conclusiones a partir de modelos de tiempo de respuesta de elección: un tutorial utilizando el acumulador balístico lineal. Revista de psicología matemática, 55, 140-151.


Además de la respuesta de Mike, consulte el modelo de difusión de Ratcliff, por ejemplo:

Ratcliff, R. y Rouder, J. N. (1998). Modelado de tiempos de respuesta para decisiones de dos opciones. Ciencias psicológicas, 9, 347-356.

Ratcliff, R. y Tuerlinckx, F. (2002). Estimación de parámetros del modelo de difusión: enfoques para abordar los tiempos de reacción de los contaminantes y la variabilidad de los parámetros. Psychonomic Bulletin & Review, 9, 438-481.


Probablemente también debería consultar: Pleskac & Busemeyer (2010). Detección de señal dinámica en dos etapas: teoría de la elección, el tiempo de decisión y la confianza. Revisión psicológica.

Además, creo que Busemeyer tiene un artículo sobre la teoría de la detección de señales dinámicas, pero no sé si se ha publicado. El artículo de Pleskac & Busemeyer probablemente se basa en este manuscrito inédito.


Creo que puede estar buscando Fuzzy SDT que permite la incorporación de tiempo de respuesta en SDT, entre otras cosas:

Hancock, P.A., Masalonis, A.J., & Parasuraman, R. (2000) "Sobre la teoría de la detección de señales difusas: consideraciones teóricas y prácticas" Theor. Problemas en Ergon. Sci. 1 (3): 207-230 pdf


Según la teoría de la autorregulación, las personas pueden tener dos tipos de enfoque regulatorio: promoción y prevención.

Enfoque de promoción Es una estrategia de afán en la que si hacemos una analogía con SDT, uno está más ansioso por detectar señales, aunque puede haber algunas falsas alarmas. Uno está bien con errores de comisión. Este tipo de motivación se reflejará en respuestas sembradas y está en oposición directa a la precisión modelada por el otro enfoque preventivo.

En enfoque preventivo, estás más atento y en guardia, más enfocado en evitar fallas o en términos de SDT, listo para perder la señal pero no perderte un rechazo correcto. El enfoque más cauteloso conducirá a un reposo menos rápido pero a un sesgo de respuesta más preciso.

Por lo tanto, la forma en que creo que la velocidad o el tiempo de respuesta se incorporará en el SDT es comparándolo con la precisión y midiendo e indicando la propensión a detectar la señal incluso a costa de falsas alarmas. Cuanto más el tiempo de respuesta es menor para un sujeto cuanto más afán o enfoque relacionado con la promoción tenga, de detectar señales o lograr el éxito.


Por supuesto, esta es la integración de la velocidad y el tiempo de respuesta con SDT; si está buscando más modelos matemáticos, quizás las otras respuestas funcionen mejor.


Material suplementario

Asmundson, G. J., Sandler, L. S., Wilson, K. G. y Norton, G. R. (1993). Ataques de pánico y agudeza interoceptiva para las sensaciones cardíacas. Behav. Res. El r. 31, 193 & # x02013197. doi: 10.1016 / 0005-7967 (93) 90071-2

Banzett, R. B., Dempsey, J. A., O & # x02019 Donnell, D. E. y Wamboldt, M. Z. (2000). Percepción de síntomas y sensación respiratoria en el asma. Soy. J. Respir. Crit. Care Med. 162, 1178 y # x020131182. doi: 10.1164 / ajrccm.162.3.9909112

Bar-Haim, Y., Lamy, D., Pergamin, L., Bakermans-Kranenburg, M. J. y van IJzendoorn, M. H. (2007). Sesgo de atención relacionado con la amenaza en individuos ansiosos y no ansiosos: un estudio metaanalítico. Psychol. Toro. 133, 1 & # x0201324. doi: 10.1037 / 0033-2909.133.1.1

Barlow, D. (1988). La ansiedad y sus trastornos: la naturaleza y el tratamiento de la ansiedad y el pánico. Nueva York, NY: Guilford Press.

Barsky, A. J., Cleary, P. D., Sarnie, M. K. y Ruskin, J. N. (1994). Trastorno de pánico, palpitaciones y conciencia de la actividad cardíaca. J. Nerv. Ment. Dis. 182, 63 & # x0201371. doi: 10.1097 / 00005053-199402000-00001

Birrell, J., Meares, K., Wilkinson, A. y Freeston, M. (2011). Hacia una definición de intolerancia a la incertidumbre: una revisión de estudios analíticos de factores de la escala de intolerancia a la incertidumbre. Clin. Psychol. Rvdo. 31, 1198 & # x020131208. doi: 10.1016 / j.cpr.2011.07.009

Bogaerts, K., Rayen, L., Lavrysen, A., Van Diest, I., Janssens, T., Schruers, K., et al. (2015). Desentrañar la relación entre el rasgo afectivo negativo y la notificación de síntomas habituales. Más uno 10: e0115748. doi: 10.1371 / journal.pone.0115748

Carleton, R. N., Duranceau, S., Freeston, M. H., Boelen, P. A., McCabe, R. E. y Antony, M. M. (2014). & # x0201CPero podría ser un infarto & # x0201D: intolerancia a la incertidumbre y síntomas del trastorno de pánico. J. Trastorno de ansiedad. 28, 463 & # x02013470. doi: 10.1016 / j.janxdis.2014.04.006

Cisler, J. M. y Koster, E. H. (2010). Mecanismos de los sesgos atencionales hacia la amenaza en los trastornos de ansiedad: una revisión integradora. Clin. Psychol. Rvdo. 30, 203 & # x02013216. doi: 10.1016 / j.cpr.2009.11.003

Corneille, O., Klein, O., Lambert, S. y Judd, C. M. (2002). Sobre el papel de la familiaridad con las unidades de medida en la acentuación categórica: Tajfel y Wilkes (1963) revisados ​​y replicados. Psychol. Sci. 13, 380 & # x02013383. doi: 10.1111 / j.0956-7976.2002.00468.x

Craig, A. D. (2004). Sentimientos humanos: ¿por qué unos son más conscientes que otros? Trends Cogn. Sci. 8, 239 & # x02013241. doi: 10.1016 / j.tics.2004.04.004

Damasio, A. R. (1994). La hipótesis del marcador somático y las posibles funciones de la corteza prefrontal. Philos. Trans. R. Soc. Lond. B Biol. Sci. 351, 1413 y # x020131420. doi: 10.1098 / rstb.1996.0125

Domschke, K., Stevens, S., Pfleiderer, B. y Gerlach, A. L. (2010). Sensibilidad interoceptiva en la ansiedad y los trastornos de ansiedad: una visión general e integración de los hallazgos neurobiológicos. Clin. Psychol. Rvdo. 30, 1 & # x0201311. doi: 10.1016 / j.cpr.2009.08.008

Edwards, M. J., Adams, R. A., Brown, H., Pare & # x000E9s, I. y Friston, K. J. (2012). Un relato bayesiano de & # x02018hysteria & # x02019. Cerebro 135, 3495 & # x020133512. doi: 10.1093 / cerebro / aws129

Griffiths, T. L., Kemp, C. y Tenenbaum, J. B. (2008). & # x0201C Modelos de cognición bayesianos, & # x0201D en Manual de Cambridge de modelado cognitivo computacional, ed. R. Sun (Cambridge, MA: Cambridge University Press), 59 & # x02013100.

Harver, A., Katkin, E. S. y Bloch, E. (1993). Resultados de detección de señales en tareas de detección de resistencia respiratoria y latidos del corazón en sujetos masculinos y femeninos. Psicofisiologia 30, 223 & # x02013230. doi: 10.1111 / j.1469-8986.1993.tb03347.x

Jones, G. E. (1994). & # x0201C Percepción de sensaciones viscerales: una revisión de hallazgos recientes, metodologías y direcciones futuras, & # x0201D en Avances en psicofisiología, editores J. R. Jennings, P. K. Ackles y M. G. H. Cole (Londres: Jessica Kingsley Publishers), 55 & # x02013191.

Kepecs, A., Uchida, N., Zariwala, H. A. y Mainen, Z. F. (2008). Correlaciones neuronales, cálculo e impacto conductual de la confianza en las decisiones. Naturaleza 455, 227 y # x02013231. doi: 10.1038 / nature07200

Lehrer, P., Feldman, J., Giardino, N., Song, H. S. y Schmaling, K. (2002). Aspectos psicológicos del asma. J. Consultar. Clin. Psychol. 70, 691 & # x02013711. doi: 10.1037 / 0022-006X.70.3.691

Lissek, S., Biggs, A. L., Rabin, S. J., Cornwell, B. R., Álvarez, R. P., Pine, D. S., et al. (2008). Generalización del sobresalto condicionado potenciado por el miedo en humanos: validación experimental y relevancia clínica. Behav. Res. El r. 46, 678 & # x02013687. doi: 10.1016 / j.brat.2008.02.005

Lynn, S. K. y Barrett, L. F. (2014). & # x0201CUtilizando & # x0201D la teoría de detección de señales. Psychol. Sci. 25, 1663 & # x020131673. doi: 10.1177 / 0956797614541991

Lynn, S. K., Zhang, X. y Barrett, L. F. (2012). El estado afectivo influye en la percepción al afectar los parámetros de decisión que subyacen al sesgo y la sensibilidad. Emoción 12, 726 & # x02013736. doi: 10.1037 / a0026765

Macmillan, N. A. y Creelman, C. D. (2004). Teoría de detección: una guía del usuario & # x02019s. Hove: Prensa de psicología.

Petersen, S. y Ritz, T. (2011). Autoconciencia situacional y sesgo de informe en la detección de cargas respiratorias en individuos sanos: el sobreinforme está vinculado al enfoque externo. Br. J. Health Psychol. 15, 401 y # x02013416. doi: 10.1348 / 135910709X466676

Petersen, S., Schroijen, M., Moelders, C., Zenker, S. y Van den Bergh, O. (2014). Categorización interoceptiva: el papel de la organización perceptiva en el procesamiento de sensaciones desde adentro. Psychol. Sci. 25, 1059 y # x020131066. doi: 10.1177 / 0956797613519110

Petersen, S., van den Berg, R., Janssens, T. y Van den Bergh, O. (2011). Percepción de la enfermedad y los síntomas: una aproximación teórica hacia un modelo de medición integrador. Clin. Psychol. Rvdo. 31, 428 & # x02013439. doi: 10.1016 / j.cpr.2010.11.002

Pfister, R., Schwarz, K. A., Carson, R. y Janczyk, M. (2013). Métodos sencillos para extraer pendientes de regresión individuales: comparar SPSS, R y Excel. Tutor. Quant. Métodos Psychol. 9, 72 y # x0201378.

Schandry, R. (1981). Percepción de los latidos del corazón y experiencia emocional. Psicofisiologia 18, 483 & # x02013488. doi: 10.1111 / j.1469-8986.1981.tb02486.x

Stanislaw, H. y Todorov, N. (1999). Cálculo de medidas teóricas de detección de señales. Behav. Res. Métodos Instrum. Computación. 31, 137 & # x02013149. doi: 10.3758 / BF03207704

Tajfel, H. y Wilkes, A. L. (1963). Clasificación y juicio cuantitativo. Br. J. Psychol. 54, 101 & # x02013114. doi: 10.1111 / j.2044-8295.1963.tb00865.x

Van den Bergh, O., Stegen, K. y Van de Woestijne, K. P. (1997). Aprender a tener quejas psicosomáticas: condicionamiento de la conducta respiratoria y quejas somáticas en pacientes psicosomáticos. Psicosoma. Medicina. 59, 13 & # x0201323.

Van den Bergh, O., Winters, W., Devriese, S., Van Diest, I., Vos, G. y De Peuter, S. (2004). Precisión de la percepción de síntomas respiratorios en personas con alta y baja afectividad negativa. Psychol. Salud 19, 213 & # x02013222. doi: 10.1080 / 08870440410001675627

von Leupoldt, A., Chan, P. Y. S., Bradley, M. M., Lang, P. J. y Davenport, P. W. (2011). El impacto de la ansiedad en el procesamiento neuronal de las sensaciones respiratorias. Neuroimagen 55, 247 & # x02013252. doi: 10.1016 / j.neuroimage.2010.11.050

Watson, D., Clark, L. A. y Tellegen, A. (1988). Desarrollo y validación de una breve medida de afecto positivo y negativo. J. Pers. Soc. Psychol. 54, 1063 & # x020131070. doi: 10.1037 / 0022-3514.54.6.1063

Watson, D. y Pennebaker, J. (1989). Quejas de salud, estrés y angustia: explorando el papel central de la afectividad negativa. Psychol. Rvdo. 96, 234 & # x02013254. doi: 10.1037 / 0033-295X.96.2.234

Wientjes, C. J. y Grossman, P. (1994). ¿Sobrerreactividad de la psique o del soma? Asociaciones interindividuales entre síntomas psicosomáticos, ansiedad, frecuencia cardíaca y presión parcial de dióxido de carbono al final de la marea. Psicosoma. Medicina. 56, 533 & # x02013540. doi: 10.1097 / 00006842-199411000-00009

Yang, F., Wu, Q. y Li, S. (2014). La reducción de la incertidumbre inducida por el aprendizaje en las decisiones perceptivas depende de la tarea. Parte delantera. Tararear. Neurosci. 8: 282. doi: 10.3389 / fnhum.2014.00282

Palabras clave: clasificación, interocepción, sesgo, precisión, estrategias de decisión, sensibilidad, afecto negativo, informe de síntomas.

Cita: Petersen S, Van Staeyen K, V & # x00F6gele C, von Leupoldt A y Van den Bergh O (2015) Interocepción y notificación de síntomas: desenredar la precisión y el sesgo. Parte delantera. Psychol. 6: 732. doi: 10.3389 / fpsyg.2015.00732

Recibido: 16 de diciembre de 2014 Aceptado: 16 de mayo de 2015
Publicado online: 4 de junio de 2015.

Olga Pollatos, Universidad de Ulm, Alemania

Marcus Rothkirch, Charit & # x00E9 & # x2013 Universit & # x00E4tsmedizin Berlín, Alemania
Christianne Jacobs, Universidad de Westminster, Reino Unido

Copyright & # x000A9 2015 Petersen, Van Staeyen, V & # x00F6gele, von Leupoldt y Van den Bergh. Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la Licencia de atribución Creative Commons (CC BY). Se permite el uso, distribución o reproducción en otros foros, siempre que se acredite al autor (es) original (es) o al licenciante y se cite la publicación original en esta revista, de acuerdo con la práctica académica aceptada. No se permite ningún uso, distribución o reproducción que no cumpla con estos términos.


Una cuenta de muestreo secuencial del sesgo de respuesta y las compensaciones entre velocidad y precisión en una tarea de detección de conflictos

La teoría de la detección de señales (SDT Green & amp Swets, 1966) es una herramienta popular para comprender la toma de decisiones. Sin embargo, no tiene en cuenta el tiempo necesario para tomar una decisión ni por qué el sesgo de respuesta puede cambiar con el tiempo. Los modelos de muestreo secuencial proporcionan una forma de contabilizar las compensaciones entre velocidad y precisión y los cambios de sesgo de respuesta. En este estudio, probamos la validez de un modelo de muestreo secuencial de detección de conflictos en una tarea de control de tráfico aéreo simulada mediante la evaluación de si dos de sus parámetros clave responden a manipulaciones experimentales de una manera teóricamente consistente. Mediante instrucciones experimentales, manipulamos el sesgo de respuesta de los participantes y la velocidad o precisión relativa de sus respuestas. El modelo de muestreo secuencial pudo replicar las tendencias en las respuestas al conflicto, así como el tiempo de respuesta en todas las condiciones. De acuerdo con nuestras predicciones, la manipulación del sesgo de respuesta se asoció principalmente con cambios en el parámetro Criterion del modelo, mientras que la manipulación de instrucciones de velocidad-precisión se asoció con cambios en el parámetro Threshold. El éxito del modelo al replicar los datos humanos sugiere que podemos usar los parámetros del modelo para obtener una idea del sesgo de respuesta subyacente y las preferencias de velocidad-precisión comunes a las tareas dinámicas de toma de decisiones.


PERCEPCIÓN

Si bien nuestros receptores sensoriales recopilan constantemente información del entorno, en última instancia, es la forma en que interpretamos esa información lo que afecta la forma en que interactuamos con el mundo. La percepción se refiere a la forma en que se organiza, interpreta y experimenta conscientemente la información sensorial. La percepción implica un procesamiento ascendente y descendente. El procesamiento de abajo hacia arriba se refiere al hecho de que las percepciones se construyen a partir de información sensorial. Por otro lado, la forma en que interpretamos esas sensaciones está influenciada por nuestro conocimiento disponible, nuestras experiencias y nuestros pensamientos. A esto se le llama procesamiento de arriba hacia abajo.

Una forma de pensar en este concepto es que la sensación es un proceso físico, mientras que la percepción es psicológica. Por ejemplo, al entrar a la cocina y oler el aroma de los rollos de canela horneados, el sensación son los receptores olfativos que detectan el olor a canela, pero el percepción puede ser "Mmm, esto huele como el pan que la abuela solía hornear cuando la familia se reunía para las vacaciones".

Aunque nuestras percepciones se construyen a partir de sensaciones, no todas las sensaciones resultan en percepción. De hecho, a menudo no percibimos los estímulos que permanecen relativamente constantes durante períodos prolongados de tiempo. Esto se conoce como adaptación sensorial. Imagínese entrar en un salón de clases con un reloj analógico antiguo. Al entrar por primera vez a la sala, puede escuchar el tic-tac del reloj mientras comienza a entablar una conversación con sus compañeros de clase o escucha a su profesor saludar a la clase, ya no es consciente del tic-tac. El reloj sigue avanzando y esa información sigue afectando a los receptores sensoriales del sistema auditivo. El hecho de que ya no perciba el sonido demuestra una adaptación sensorial y muestra que, aunque están estrechamente asociadas, la sensación y la percepción son diferentes.

Hay otro factor que afecta la sensación y la percepción: la atención. La atención juega un papel importante en la determinación de lo que se siente frente a lo que se percibe. Imagina que estás en una fiesta llena de música, charlas y risas. Te involucras en una conversación interesante con un amigo y te desconectas de todo el ruido de fondo. Si alguien te interrumpe para preguntar qué canción acaba de terminar de sonar, probablemente no puedas responder esa pregunta.

Vea usted mismo cómo funciona la ceguera por falta de atención revisando esta prueba de atención selectiva de Simons y Chabris (1999) a continuación:

En un experimento similar, los investigadores probaron la ceguera por falta de atención pidiendo a los participantes que observaran imágenes que se movían a través de la pantalla de una computadora. Se les indicó que se centraran en objetos blancos o negros, sin tener en cuenta el otro color. Cuando una cruz roja pasó por la pantalla, aproximadamente un tercio de los sujetos no la notaron ([enlace]) (Most, Simons, Scholl, & amp Chabris, 2000). Lea más sobre la ceguera por falta de atención a través de este enlace al sitio web del Proyecto Noba.

Casi un tercio de los participantes en un estudio no notaron que una cruz roja pasaba por la pantalla porque su atención estaba centrada en las figuras blancas o negras. (crédito: Cory Zanker)

La motivación también puede afectar la percepción. ¿Alguna vez ha estado esperando una llamada telefónica realmente importante y, mientras se ducha, cree que escucha el teléfono sonar, solo para descubrir que no es así? Si es así, entonces ha experimentado cómo la motivación para detectar un estímulo significativo puede cambiar nuestra capacidad para discriminar entre un verdadero estímulo sensorial y el ruido de fondo. La capacidad de identificar un estímulo cuando está incrustado en un fondo que distrae se denomina teoría de detección de señales. Esto también podría explicar por qué una madre se despierta con un murmullo silencioso de su bebé, pero no con otros sonidos que se producen mientras duerme. La teoría de la detección de señales tiene aplicaciones prácticas, como aumentar la precisión del controlador de tráfico aéreo. Los controladores deben poder detectar aviones entre muchas señales (señales) que aparecen en la pantalla del radar y seguir esos aviones a medida que se mueven por el cielo. De hecho, el trabajo original del investigador que desarrolló la teoría de detección de señales se centró en mejorar la sensibilidad de los controladores de tráfico aéreo a los pitidos de los aviones (Swets, 1964).

Nuestras percepciones también pueden verse afectadas por nuestras creencias, valores, prejuicios, expectativas y experiencias de vida. Como verá más adelante en este capítulo, las personas que se ven privadas de la experiencia de la visión binocular durante períodos críticos de desarrollo tienen problemas para percibir la profundidad (Fawcett, Wang y Birch, 2005). Las experiencias compartidas de personas dentro de un contexto cultural dado pueden tener efectos pronunciados sobre la percepción. Por ejemplo, Marshall Segall, Donald Campbell y Melville Herskovits (1963) publicaron los resultados de un estudio multinacional en el que demostraron que los individuos de culturas occidentales eran más propensos a experimentar ciertos tipos de ilusiones visuales que los individuos de culturas no occidentales, y viceversa. Una de esas ilusiones que los occidentales tenían más probabilidades de experimentar era la ilusión de Müller-Lyer ([enlace]): las líneas parecen tener diferentes longitudes, pero en realidad tienen la misma longitud.

En la ilusión de Müller-Lyer, las líneas parecen tener diferentes longitudes aunque son idénticas. (a) Las flechas al final de las líneas pueden hacer que la línea de la derecha parezca más larga, aunque las líneas tienen la misma longitud. (b) Cuando se aplica a una imagen tridimensional, la línea de la derecha puede volver a aparecer más larga, aunque ambas líneas negras tienen la misma longitud.

Estas diferencias de percepción eran consistentes con las diferencias en los tipos de características ambientales que experimentan las personas de forma regular en un contexto cultural determinado. Las personas en las culturas occidentales, por ejemplo, tienen un contexto perceptivo de edificios con líneas rectas, lo que el estudio de Segall llamó un mundo de carpintería (Segall et al., 1966). Por el contrario, las personas de ciertas culturas no occidentales con una visión sin alfombras, como los zulúes de Sudáfrica, cuyas aldeas están formadas por chozas redondas dispuestas en círculos, son menos susceptibles a esta ilusión (Segall et al., 1999). No es solo la visión la que se ve afectada por factores culturales. De hecho, la investigación ha demostrado que la capacidad de identificar un olor y calificar su agrado e intensidad varía entre culturas (Ayabe-Kanamura, Saito, Distel, Martínez-Gómez y Hudson, 1998).

Los niños descritos como buscadores de emociones son más propensos a mostrar preferencias gustativas por sabores ácidos intensos (Liem, Westerbeek, Wolterink, Kok y amp de Graaf, 2004), lo que sugiere que los aspectos básicos de la personalidad pueden afectar la percepción. Además, es más probable que las personas que tienen actitudes positivas hacia los alimentos reducidos en grasa califiquen los alimentos etiquetados como reducidos en grasa como de mejor sabor que las personas que tienen actitudes menos positivas sobre estos productos (Aaron, Mela y Evans, 1994).


Dar respuestas de observador ideales

Ahora vamos a simular un observador ideal que se comportará tal como dice la detección de señales. Elegirán señal presente (respuesta = 1) cuando la señal que ven (matriz de señales desde arriba) sea mayor que su criterio interno y elegirán señal ausente (respuesta = 0) cuando la señal esté por debajo de su criterio interno.

Comencemos por establecer el criterio justo entre las distribuciones de señal presente y ausente que creamos anteriormente. Es decir, deje que & # 039s establezca el criterio = 0.5 y haga una matriz de respuestas. Inténtalo tú mismo:


En medio del proceso presupuestario, la Cámara de los Estados Unidos destaca el valor de las ciencias del comportamiento

Mientras el Congreso de los EE. UU. Trabajaba para desarrollar el presupuesto del país para el año fiscal 2021, la ciencia del comportamiento recibió menciones críticas entre las prioridades de los legisladores, un reflejo del trabajo de defensa de APS con los legisladores. Más

Las Academias Nacionales publican un informe de consenso sobre reproducibilidad y replicabilidad en la ciencia

Las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina han publicado un informe de consenso sobre reproducibilidad y replicabilidad en la ciencia. Más

APS insta a un mayor financiamiento para la National Science Foundation

APS se ha unido a muchas organizaciones científicas, otros grupos y legisladores para pedir más apoyo para NSF durante el próximo año. Más


Evaluación de diversas formas de psicoterapia

¿Cómo podemos evaluar la efectividad de la psicoterapia? ¿Es una técnica más eficaz que otra? Para cualquiera que esté considerando la terapia, estas son preguntas importantes. Según la Asociación Estadounidense de Psicología, tres factores trabajan juntos para producir un tratamiento exitoso. El primero es el uso de un tratamiento basado en evidencia que se considere apropiado para su problema en particular. El segundo factor importante es la experiencia clínica del psicólogo o terapeuta. El tercer factor son sus propias características, valores, preferencias y cultura. Muchas personas comienzan la psicoterapia sintiendo que su problema nunca se resolverá; sin embargo, la psicoterapia les ayuda a ver que pueden hacer cosas para mejorar su situación. La psicoterapia puede ayudar a reducir la ansiedad, la depresión y los comportamientos desadaptativos de una persona. A través de la psicoterapia, las personas pueden aprender a adoptar comportamientos saludables diseñados para ayudarlos a expresar mejor sus emociones, mejorar sus relaciones, pensar de manera más positiva y desempeñarse de manera más eficaz en el trabajo o la escuela. Al discutir las orientaciones terapéuticas, es importante tener en cuenta que muchos médicos incorporan técnicas de múltiples enfoques, una práctica conocida como integradora o psicoterapia ecléctica.

figura 3. La terapia se presenta en muchas formas y escenarios diferentes, pero un factor crítico en su éxito es la relación entre el terapeuta y el cliente.

Considere las siguientes ventajas y desventajas de algunas de las principales formas de psicoterapia:

  • Psicoanálisis: El psicoanálisis fue una vez el único tipo de psicoterapia disponible, pero actualmente el número de terapeutas que practican este enfoque está disminuyendo en todo el mundo. El psicoanálisis no es apropiado para algunos tipos de pacientes, incluidos aquellos con psicopatología grave o retraso mental. Además, el psicoanálisis suele ser caro porque el tratamiento suele durar muchos años. Sin embargo, algunos pacientes y terapeutas encuentran muy gratificante el análisis detallado y prolongado.
  • Terapia de conducta cognitiva: Las intervenciones de TCC tienden a ser relativamente breves, lo que las hace rentables para el consumidor medio. Además, la TCC es un tratamiento intuitivo que tiene un sentido lógico para los pacientes. También se puede adaptar para satisfacer las necesidades de muchas poblaciones diferentes. Sin embargo, una desventaja es que la TCC implica un esfuerzo significativo por parte del paciente, porque el paciente es un participante activo en el tratamiento. Los terapeutas a menudo asignan "tareas" (por ejemplo, hojas de trabajo para registrar los pensamientos y comportamientos de uno) entre sesiones para mantener los hábitos cognitivos y conductuales en los que está trabajando el paciente. La mayor fortaleza de la CBT es la abundancia de apoyo empírico para su efectividad.
  • Terapia Humanista: Una ventaja clave de la terapia centrada en la persona es que es muy aceptable para los pacientes. En otras palabras, las personas tienden a encontrar muy gratificante el entorno flexible y de apoyo de este enfoque. Además, algunos de los temas de la PCT se traducen bien en otros enfoques terapéuticos. Por ejemplo, la mayoría de los terapeutas de cualquier orientación encuentran que los clientes responden bien a ser tratados con empatía sin prejuicios.

Muchos estudios han explorado la eficacia de la psicoterapia. Por ejemplo, un estudio a gran escala que examinó 16 metanálisis de la TCC informó que era igualmente eficaz o más eficaz que otras terapias para tratar el TEPT, el trastorno de ansiedad generalizada, la depresión y la fobia social (Butlera, Chapmanb, Formanc y Becka , 2006). Otro estudio encontró que la TCC era tan eficaz en el tratamiento de la depresión (tasa de éxito del 43%) como los medicamentos recetados (tasa de éxito del 50%) en comparación con la tasa de placebo del 25% (DeRubeis et al., 2005). Otro metanálisis encontró que la terapia psicodinámica también fue tan efectiva para tratar este tipo de problemas psicológicos como la TCC (Shedler, 2010). Sin embargo, ningún estudio ha encontrado un enfoque psicoterapéutico más efectivo que otro (Abbass, Kisely y amp Kroenke, 2006 Chorpita et al., 2011), ni han mostrado ninguna relación entre el resultado del tratamiento de un cliente y el nivel de capacitación o experiencia del médico. (Wampold, 2007). Independientemente del tipo de psicoterapia que elija un individuo, un factor crítico que determina el éxito del tratamiento es la relación de la persona con el psicólogo o terapeuta.

Míralo

Revise cada uno de los tipos de psicoterapia que ha aprendido en esta lección en el siguiente video CrashCourse.

Intentalo


Whiting & # 8217s Modelo de procesamiento de información

Este modelo tiene 3 etapas principales.

  • Mecanismos de percepción & # 8211 La información se obtiene del medio ambiente y se analiza
  • Mecanismos de traducción & # 8211 Utiliza esta información para tomar una decisión sobre la habilidad a realizar
  • Mecanismos efectores & # 8211 El movimiento seleccionado se envía a los músculos a través del nervio motor. Es importante destacar que no se produce ningún movimiento hasta la etapa efectora.

Una vez que se ha tomado una decisión, el cuerpo realiza el movimiento experto utilizando los efectores.


Dar respuestas de observador ideales

Ahora vamos a simular un observador ideal que se comportará tal como dice la detección de señales. Elegirán señal presente (respuesta = 1) cuando la señal que ven (matriz de señales desde arriba) sea mayor que su criterio interno y elegirán señal ausente (respuesta = 0) cuando la señal esté por debajo de su criterio interno.

Comencemos por establecer el criterio justo entre las distribuciones de señal presente y ausente que creamos anteriormente. Es decir, deje que & # 039s establezca el criterio = 0.5 y haga una matriz de respuestas. Inténtalo tú mismo:


En medio del proceso presupuestario, la Cámara de Representantes de EE. UU. Destaca el valor de las ciencias del comportamiento

Mientras el Congreso de los EE. UU. Trabajaba para desarrollar el presupuesto del país para el año fiscal 2021, la ciencia del comportamiento recibió menciones críticas entre las prioridades de los legisladores, un reflejo del trabajo de defensa de APS con los legisladores. Más

Las Academias Nacionales publican un informe de consenso sobre reproducibilidad y replicabilidad en la ciencia

Las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina han publicado un informe de consenso sobre reproducibilidad y replicabilidad en la ciencia. Más

APS insta a un mayor financiamiento para la National Science Foundation

APS se ha unido a muchas organizaciones científicas, otros grupos y legisladores para pedir más apoyo para NSF durante el próximo año. Más


PERCEPCIÓN

Si bien nuestros receptores sensoriales recopilan constantemente información del entorno, en última instancia, es la forma en que interpretamos esa información lo que afecta la forma en que interactuamos con el mundo. La percepción se refiere a la forma en que se organiza, interpreta y experimenta conscientemente la información sensorial. La percepción implica un procesamiento ascendente y descendente. El procesamiento de abajo hacia arriba se refiere al hecho de que las percepciones se construyen a partir de información sensorial. Por otro lado, la forma en que interpretamos esas sensaciones está influenciada por nuestro conocimiento disponible, nuestras experiencias y nuestros pensamientos. A esto se le llama procesamiento de arriba hacia abajo.

Una forma de pensar en este concepto es que la sensación es un proceso físico, mientras que la percepción es psicológica. Por ejemplo, al entrar a la cocina y oler el aroma de los rollos de canela horneados, el sensación son los receptores olfativos que detectan el olor a canela, pero el percepción puede ser "Mmm, esto huele como el pan que la abuela solía hornear cuando la familia se reunía para las vacaciones".

Aunque nuestras percepciones se construyen a partir de sensaciones, no todas las sensaciones resultan en percepción. De hecho, a menudo no percibimos los estímulos que permanecen relativamente constantes durante períodos prolongados de tiempo. Esto se conoce como adaptación sensorial. Imagínese entrar en un salón de clases con un reloj analógico antiguo. Al entrar por primera vez a la sala, puede escuchar el tic-tac del reloj mientras comienza a entablar una conversación con sus compañeros de clase o escucha a su profesor saludar a la clase, ya no es consciente del tic-tac. El reloj sigue avanzando y esa información sigue afectando a los receptores sensoriales del sistema auditivo. El hecho de que ya no perciba el sonido demuestra una adaptación sensorial y muestra que, aunque están estrechamente asociadas, la sensación y la percepción son diferentes.

Hay otro factor que afecta la sensación y la percepción: la atención. La atención juega un papel importante en la determinación de lo que se siente frente a lo que se percibe. Imagina que estás en una fiesta llena de música, charlas y risas. Te involucras en una conversación interesante con un amigo y te desconectas de todo el ruido de fondo. Si alguien te interrumpe para preguntar qué canción acaba de terminar de sonar, probablemente no puedas responder esa pregunta.

Vea usted mismo cómo funciona la ceguera por falta de atención revisando esta prueba de atención selectiva de Simons y Chabris (1999) a continuación:

En un experimento similar, los investigadores probaron la ceguera por falta de atención pidiendo a los participantes que observaran imágenes que se movían a través de la pantalla de una computadora. Se les indicó que se centraran en objetos blancos o negros, sin tener en cuenta el otro color. Cuando una cruz roja pasó por la pantalla, aproximadamente un tercio de los sujetos no la notaron ([enlace]) (Most, Simons, Scholl, & amp Chabris, 2000). Lea más sobre la ceguera por falta de atención a través de este enlace al sitio web del Proyecto Noba.

Casi un tercio de los participantes en un estudio no notaron que una cruz roja pasaba por la pantalla porque su atención estaba centrada en las figuras blancas o negras. (crédito: Cory Zanker)

La motivación también puede afectar la percepción. ¿Alguna vez ha estado esperando una llamada telefónica realmente importante y, mientras se ducha, cree que escucha el teléfono sonar, solo para descubrir que no es así? Si es así, entonces ha experimentado cómo la motivación para detectar un estímulo significativo puede cambiar nuestra capacidad para discriminar entre un verdadero estímulo sensorial y el ruido de fondo. La capacidad de identificar un estímulo cuando está incrustado en un fondo que distrae se denomina teoría de detección de señales. Esto también podría explicar por qué una madre se despierta con un murmullo silencioso de su bebé, pero no con otros sonidos que se producen mientras duerme. La teoría de la detección de señales tiene aplicaciones prácticas, como aumentar la precisión del controlador de tráfico aéreo. Los controladores deben poder detectar aviones entre muchas señales (señales) que aparecen en la pantalla del radar y seguir esos aviones a medida que se mueven por el cielo. De hecho, el trabajo original del investigador que desarrolló la teoría de detección de señales se centró en mejorar la sensibilidad de los controladores de tráfico aéreo a los pitidos de los aviones (Swets, 1964).

Nuestras percepciones también pueden verse afectadas por nuestras creencias, valores, prejuicios, expectativas y experiencias de vida. Como verá más adelante en este capítulo, las personas que se ven privadas de la experiencia de la visión binocular durante períodos críticos de desarrollo tienen problemas para percibir la profundidad (Fawcett, Wang y Birch, 2005). Las experiencias compartidas de personas dentro de un contexto cultural dado pueden tener efectos pronunciados sobre la percepción. Por ejemplo, Marshall Segall, Donald Campbell y Melville Herskovits (1963) publicaron los resultados de un estudio multinacional en el que demostraron que los individuos de culturas occidentales eran más propensos a experimentar ciertos tipos de ilusiones visuales que los individuos de culturas no occidentales, y viceversa. Una de esas ilusiones que los occidentales tenían más probabilidades de experimentar era la ilusión de Müller-Lyer ([enlace]): las líneas parecen tener diferentes longitudes, pero en realidad tienen la misma longitud.

En la ilusión de Müller-Lyer, las líneas parecen tener diferentes longitudes aunque son idénticas. (a) Las flechas al final de las líneas pueden hacer que la línea de la derecha parezca más larga, aunque las líneas tienen la misma longitud. (b) Cuando se aplica a una imagen tridimensional, la línea de la derecha puede volver a aparecer más larga, aunque ambas líneas negras tienen la misma longitud.

Estas diferencias de percepción eran consistentes con las diferencias en los tipos de características ambientales que experimentan las personas de forma regular en un contexto cultural determinado. Las personas en las culturas occidentales, por ejemplo, tienen un contexto perceptivo de edificios con líneas rectas, lo que el estudio de Segall llamó un mundo de carpintería (Segall et al., 1966). Por el contrario, las personas de ciertas culturas no occidentales con una visión sin alfombras, como los zulúes de Sudáfrica, cuyas aldeas están formadas por chozas redondas dispuestas en círculos, son menos susceptibles a esta ilusión (Segall et al., 1999). No es solo la visión la que se ve afectada por factores culturales. De hecho, la investigación ha demostrado que la capacidad de identificar un olor y calificar su agrado e intensidad varía entre culturas (Ayabe-Kanamura, Saito, Distel, Martínez-Gómez y Hudson, 1998).

Los niños descritos como buscadores de emociones son más propensos a mostrar preferencias gustativas por sabores ácidos intensos (Liem, Westerbeek, Wolterink, Kok y amp de Graaf, 2004), lo que sugiere que los aspectos básicos de la personalidad pueden afectar la percepción. Además, es más probable que las personas que tienen actitudes positivas hacia los alimentos reducidos en grasa califiquen los alimentos etiquetados como reducidos en grasa como de mejor sabor que las personas que tienen actitudes menos positivas sobre estos productos (Aaron, Mela y Evans, 1994).


Una cuenta de muestreo secuencial del sesgo de respuesta y las compensaciones entre velocidad y precisión en una tarea de detección de conflictos

La teoría de la detección de señales (SDT Green & amp Swets, 1966) es una herramienta popular para comprender la toma de decisiones. Sin embargo, no tiene en cuenta el tiempo necesario para tomar una decisión ni por qué el sesgo de respuesta puede cambiar con el tiempo. Los modelos de muestreo secuencial proporcionan una forma de contabilizar las compensaciones entre velocidad y precisión y los cambios de sesgo de respuesta. En este estudio, probamos la validez de un modelo de muestreo secuencial de detección de conflictos en una tarea de control de tráfico aéreo simulada mediante la evaluación de si dos de sus parámetros clave responden a manipulaciones experimentales de una manera teóricamente consistente. Mediante instrucciones experimentales, manipulamos el sesgo de respuesta de los participantes y la velocidad o precisión relativa de sus respuestas. El modelo de muestreo secuencial pudo replicar las tendencias en las respuestas al conflicto, así como el tiempo de respuesta en todas las condiciones. De acuerdo con nuestras predicciones, la manipulación del sesgo de respuesta se asoció principalmente con cambios en el parámetro Criterion del modelo, mientras que la manipulación de instrucciones de velocidad-precisión se asoció con cambios en el parámetro Threshold. El éxito del modelo al replicar los datos humanos sugiere que podemos usar los parámetros del modelo para obtener una idea del sesgo de respuesta subyacente y las preferencias de velocidad-precisión comunes a las tareas dinámicas de toma de decisiones.


Evaluación de diversas formas de psicoterapia

¿Cómo podemos evaluar la efectividad de la psicoterapia? ¿Es una técnica más eficaz que otra? Para cualquiera que esté considerando la terapia, estas son preguntas importantes. Según la Asociación Estadounidense de Psicología, tres factores trabajan juntos para producir un tratamiento exitoso. El primero es el uso de un tratamiento basado en evidencia que se considere apropiado para su problema en particular. El segundo factor importante es la experiencia clínica del psicólogo o terapeuta. El tercer factor son sus propias características, valores, preferencias y cultura. Muchas personas comienzan la psicoterapia sintiendo que su problema nunca se resolverá; sin embargo, la psicoterapia les ayuda a ver que pueden hacer cosas para mejorar su situación. La psicoterapia puede ayudar a reducir la ansiedad, la depresión y los comportamientos desadaptativos de una persona. A través de la psicoterapia, las personas pueden aprender a adoptar comportamientos saludables diseñados para ayudarlos a expresar mejor sus emociones, mejorar sus relaciones, pensar de manera más positiva y desempeñarse de manera más eficaz en el trabajo o la escuela. Al discutir las orientaciones terapéuticas, es importante tener en cuenta que muchos médicos incorporan técnicas de múltiples enfoques, una práctica conocida como integradora o psicoterapia ecléctica.

figura 3. La terapia se presenta en muchas formas y escenarios diferentes, pero un factor crítico en su éxito es la relación entre el terapeuta y el cliente.

Considere las siguientes ventajas y desventajas de algunas de las principales formas de psicoterapia:

  • Psicoanálisis: El psicoanálisis fue una vez el único tipo de psicoterapia disponible, pero actualmente el número de terapeutas que practican este enfoque está disminuyendo en todo el mundo. El psicoanálisis no es apropiado para algunos tipos de pacientes, incluidos aquellos con psicopatología grave o retraso mental. Además, el psicoanálisis suele ser caro porque el tratamiento suele durar muchos años. Sin embargo, algunos pacientes y terapeutas encuentran muy gratificante el análisis detallado y prolongado.
  • Terapia de conducta cognitiva: Las intervenciones de TCC tienden a ser relativamente breves, lo que las hace rentables para el consumidor medio. Además, la TCC es un tratamiento intuitivo que tiene un sentido lógico para los pacientes. También se puede adaptar para satisfacer las necesidades de muchas poblaciones diferentes. Sin embargo, una desventaja es que la TCC implica un esfuerzo significativo por parte del paciente, porque el paciente es un participante activo en el tratamiento. Los terapeutas a menudo asignan "tareas" (por ejemplo, hojas de trabajo para registrar los pensamientos y comportamientos de uno) entre sesiones para mantener los hábitos cognitivos y conductuales en los que está trabajando el paciente. La mayor fortaleza de la CBT es la abundancia de apoyo empírico para su efectividad.
  • Terapia Humanista: Una ventaja clave de la terapia centrada en la persona es que es muy aceptable para los pacientes. En otras palabras, las personas tienden a encontrar muy gratificante el entorno flexible y de apoyo de este enfoque. Además, algunos de los temas de la PCT se traducen bien en otros enfoques terapéuticos. Por ejemplo, la mayoría de los terapeutas de cualquier orientación encuentran que los clientes responden bien a ser tratados con empatía sin prejuicios.

Muchos estudios han explorado la eficacia de la psicoterapia. Por ejemplo, un estudio a gran escala que examinó 16 metanálisis de la TCC informó que era igualmente eficaz o más eficaz que otras terapias para tratar el TEPT, el trastorno de ansiedad generalizada, la depresión y la fobia social (Butlera, Chapmanb, Formanc, & amp Becka , 2006). Otro estudio encontró que la TCC era tan eficaz en el tratamiento de la depresión (tasa de éxito del 43%) como los medicamentos recetados (tasa de éxito del 50%) en comparación con la tasa de placebo del 25% (DeRubeis et al., 2005). Otro metanálisis encontró que la terapia psicodinámica también fue tan efectiva para tratar este tipo de problemas psicológicos como la TCC (Shedler, 2010). Sin embargo, ningún estudio ha encontrado un enfoque psicoterapéutico más efectivo que otro (Abbass, Kisely y amp Kroenke, 2006 Chorpita et al., 2011), ni han mostrado ninguna relación entre el resultado del tratamiento de un cliente y el nivel de capacitación o experiencia del médico. (Wampold, 2007). Independientemente del tipo de psicoterapia que elija un individuo, un factor crítico que determina el éxito del tratamiento es la relación de la persona con el psicólogo o terapeuta.

Míralo

Revise cada uno de los tipos de psicoterapia que ha aprendido en esta lección en el siguiente video CrashCourse.

Intentalo


Material suplementario

Asmundson, G. J., Sandler, L. S., Wilson, K. G. y Norton, G. R. (1993). Ataques de pánico y agudeza interoceptiva para las sensaciones cardíacas. Behav. Res. El r. 31, 193 & # x02013197. doi: 10.1016 / 0005-7967 (93) 90071-2

Banzett, R. B., Dempsey, J. A., O & # x02019 Donnell, D. E. y Wamboldt, M. Z. (2000). Percepción de síntomas y sensación respiratoria en el asma. Soy. J. Respir. Crit. Care Med. 162, 1178 y # x020131182. doi: 10.1164 / ajrccm.162.3.9909112

Bar-Haim, Y., Lamy, D., Pergamin, L., Bakermans-Kranenburg, M. J. y van IJzendoorn, M. H. (2007). Sesgo de atención relacionado con la amenaza en individuos ansiosos y no ansiosos: un estudio metaanalítico. Psychol. Toro. 133, 1 & # x0201324. doi: 10.1037 / 0033-2909.133.1.1

Barlow, D. (1988). La ansiedad y sus trastornos: la naturaleza y el tratamiento de la ansiedad y el pánico. Nueva York, NY: Guilford Press.

Barsky, A. J., Cleary, P. D., Sarnie, M. K. y Ruskin, J. N. (1994). Trastorno de pánico, palpitaciones y conciencia de la actividad cardíaca. J. Nerv. Ment. Dis. 182, 63 & # x0201371. doi: 10.1097 / 00005053-199402000-00001

Birrell, J., Meares, K., Wilkinson, A. y Freeston, M. (2011). Hacia una definición de intolerancia a la incertidumbre: una revisión de estudios analíticos de factores de la escala de intolerancia a la incertidumbre. Clin. Psychol. Rvdo. 31, 1198 & # x020131208. doi: 10.1016 / j.cpr.2011.07.009

Bogaerts, K., Rayen, L., Lavrysen, A., Van Diest, I., Janssens, T., Schruers, K., et al. (2015). Desentrañar la relación entre el rasgo afectivo negativo y la notificación de síntomas habituales. Más uno 10: e0115748. doi: 10.1371 / journal.pone.0115748

Carleton, R. N., Duranceau, S., Freeston, M. H., Boelen, P. A., McCabe, R. E. y Antony, M. M. (2014). & # x0201CPero podría ser un infarto & # x0201D: intolerancia a la incertidumbre y síntomas del trastorno de pánico. J. Trastorno de ansiedad. 28, 463 & # x02013470. doi: 10.1016 / j.janxdis.2014.04.006

Cisler, J. M. y Koster, E. H. (2010). Mecanismos de los sesgos atencionales hacia la amenaza en los trastornos de ansiedad: una revisión integradora. Clin. Psychol. Rvdo. 30, 203 & # x02013216. doi: 10.1016 / j.cpr.2009.11.003

Corneille, O., Klein, O., Lambert, S. y Judd, C. M. (2002). Sobre el papel de la familiaridad con las unidades de medida en la acentuación categórica: Tajfel y Wilkes (1963) revisados ​​y replicados. Psychol. Sci. 13, 380 & # x02013383. doi: 10.1111 / j.0956-7976.2002.00468.x

Craig, A. D. (2004). Sentimientos humanos: ¿por qué unos son más conscientes que otros? Trends Cogn. Sci. 8, 239 & # x02013241. doi: 10.1016 / j.tics.2004.04.004

Damasio, A. R. (1994). La hipótesis del marcador somático y las posibles funciones de la corteza prefrontal. Philos. Trans. R. Soc. Lond. B Biol. Sci. 351, 1413 y # x020131420. doi: 10.1098 / rstb.1996.0125

Domschke, K., Stevens, S., Pfleiderer, B. y Gerlach, A. L. (2010). Sensibilidad interoceptiva en la ansiedad y los trastornos de ansiedad: una visión general e integración de los hallazgos neurobiológicos. Clin. Psychol. Rvdo. 30, 1 & # x0201311. doi: 10.1016 / j.cpr.2009.08.008

Edwards, M. J., Adams, R. A., Brown, H., Pare & # x000E9s, I. y Friston, K. J. (2012). Un relato bayesiano de & # x02018hysteria & # x02019. Cerebro 135, 3495 & # x020133512. doi: 10.1093 / cerebro / aws129

Griffiths, T. L., Kemp, C. y Tenenbaum, J. B. (2008). & # x0201C Modelos de cognición bayesianos, & # x0201D en Manual de Cambridge de modelado cognitivo computacional, ed. R. Sun (Cambridge, MA: Cambridge University Press), 59 & # x02013100.

Harver, A., Katkin, E. S. y Bloch, E. (1993). Resultados de detección de señales en tareas de detección de resistencia respiratoria y latidos del corazón en sujetos masculinos y femeninos. Psicofisiologia 30, 223 & # x02013230. doi: 10.1111 / j.1469-8986.1993.tb03347.x

Jones, G. E. (1994). & # x0201C Percepción de sensaciones viscerales: una revisión de hallazgos recientes, metodologías y direcciones futuras, & # x0201D en Avances en psicofisiología, editores J. R. Jennings, P. K. Ackles y M. G. H. Cole (Londres: Jessica Kingsley Publishers), 55 & # x02013191.

Kepecs, A., Uchida, N., Zariwala, H. A. y Mainen, Z. F. (2008). Correlaciones neuronales, cálculo e impacto conductual de la confianza en las decisiones. Naturaleza 455, 227 y # x02013231. doi: 10.1038 / nature07200

Lehrer, P., Feldman, J., Giardino, N., Song, H. S. y Schmaling, K. (2002). Aspectos psicológicos del asma. J. Consultar. Clin. Psychol. 70, 691 & # x02013711. doi: 10.1037 / 0022-006X.70.3.691

Lissek, S., Biggs, A. L., Rabin, S. J., Cornwell, B. R., Álvarez, R. P., Pine, D. S., et al. (2008). Generalización del sobresalto condicionado potenciado por el miedo en humanos: validación experimental y relevancia clínica. Behav. Res. El r. 46, 678 & # x02013687. doi: 10.1016 / j.brat.2008.02.005

Lynn, S. K. y Barrett, L. F. (2014). & # x0201CUtilizando & # x0201D la teoría de detección de señales. Psychol. Sci. 25, 1663 & # x020131673. doi: 10.1177 / 0956797614541991

Lynn, S. K., Zhang, X. y Barrett, L. F. (2012). El estado afectivo influye en la percepción al afectar los parámetros de decisión que subyacen al sesgo y la sensibilidad. Emoción 12, 726 & # x02013736. doi: 10.1037 / a0026765

Macmillan, N. A. y Creelman, C. D. (2004). Teoría de detección: una guía del usuario & # x02019s. Hove: Prensa de psicología.

Petersen, S. y Ritz, T. (2011). Autoconciencia situacional y sesgo de informe en la detección de cargas respiratorias en individuos sanos: el sobreinforme está vinculado al enfoque externo. Br. J. Health Psychol. 15, 401 y # x02013416. doi: 10.1348 / 135910709X466676

Petersen, S., Schroijen, M., Moelders, C., Zenker, S. y Van den Bergh, O. (2014). Categorización interoceptiva: el papel de la organización perceptiva en el procesamiento de sensaciones desde adentro. Psychol. Sci. 25, 1059 y # x020131066. doi: 10.1177 / 0956797613519110

Petersen, S., van den Berg, R., Janssens, T. y Van den Bergh, O. (2011). Percepción de la enfermedad y los síntomas: una aproximación teórica hacia un modelo de medición integrador. Clin. Psychol. Rvdo. 31, 428 & # x02013439. doi: 10.1016 / j.cpr.2010.11.002

Pfister, R., Schwarz, K. A., Carson, R. y Janczyk, M. (2013). Métodos sencillos para extraer pendientes de regresión individuales: comparar SPSS, R y Excel. Tutor. Quant. Métodos Psychol. 9, 72 y # x0201378.

Schandry, R. (1981). Percepción de los latidos del corazón y experiencia emocional. Psicofisiologia 18, 483 & # x02013488. doi: 10.1111 / j.1469-8986.1981.tb02486.x

Stanislaw, H. y Todorov, N. (1999). Cálculo de medidas teóricas de detección de señales. Behav. Res. Métodos Instrum. Computación. 31, 137 & # x02013149. doi: 10.3758 / BF03207704

Tajfel, H. y Wilkes, A. L. (1963). Clasificación y juicio cuantitativo. Br. J. Psychol. 54, 101 & # x02013114. doi: 10.1111 / j.2044-8295.1963.tb00865.x

Van den Bergh, O., Stegen, K. y Van de Woestijne, K. P. (1997). Aprender a tener quejas psicosomáticas: condicionamiento de la conducta respiratoria y quejas somáticas en pacientes psicosomáticos. Psicosoma. Medicina. 59, 13 & # x0201323.

Van den Bergh, O., Winters, W., Devriese, S., Van Diest, I., Vos, G. y De Peuter, S. (2004). Precisión de la percepción de síntomas respiratorios en personas con alta y baja afectividad negativa. Psychol. Salud 19, 213 & # x02013222. doi: 10.1080 / 08870440410001675627

von Leupoldt, A., Chan, P. Y. S., Bradley, M. M., Lang, P. J., and Davenport, P. W. (2011). The impact of anxiety on the neural processing of respiratory sensations. Neuroimagen 55, 247�. doi: 10.1016/j.neuroimage.2010.11.050

Watson, D., Clark, L. A., and Tellegen, A. (1988). Development and validation of a brief measure of positive and negative affect. J. Pers. Soc. Psychol. 54, 1063�. doi: 10.1037/0022-3514.54.6.1063

Watson, D., and Pennebaker, J. (1989). Health complaints, stress, and distress: exploring the central role of negative affectivity. Psychol. Rvdo. 96, 234�. doi: 10.1037/0033-295X.96.2.234

Wientjes, C. J., and Grossman, P. (1994). Over-reactivity of the psyche or the soma? Interindividual associations between psychosomatic symptoms, anxiety, heart rate, and end-tidal partial carbon dioxide pressure. Psicosoma. Medicina. 56, 533�. doi: 10.1097/00006842-199411000-00009

Yang, F., Wu, Q., and Li, S. (2014). Learning-induced uncertainty reduction in perceptual decisions is task-dependent. Parte delantera. Tararear. Neurosci. 8:282. doi: 10.3389/fnhum.2014.00282

Keywords : classification, interoception, bias, accuracy, decision strategies, sensitivity, negative affect, symptom report

Citation: Petersen S, Van Staeyen K, Vögele C, von Leupoldt A and Van den Bergh O (2015) Interoception and symptom reporting: disentangling accuracy and bias. Parte delantera. Psychol. 6:732. doi: 10.3389/fpsyg.2015.00732

Received: 16 December 2014 Accepted: 16 May 2015
Published online: 04 June 2015.

Olga Pollatos, University of Ulm, Germany

Marcus Rothkirch, Charité – Universitätsmedizin Berlin, Germany
Christianne Jacobs, University of Westminster, UK

Copyright © 2015 Petersen, Van Staeyen, Vögele, von Leupoldt and Van den Bergh. Este es un artículo de acceso abierto distribuido bajo los términos de la Licencia de atribución Creative Commons (CC BY). Se permite el uso, distribución o reproducción en otros foros, siempre que se acredite al autor (es) original (es) o al licenciante y se cite la publicación original en esta revista, de acuerdo con la práctica académica aceptada. No se permite ningún uso, distribución o reproducción que no cumpla con estos términos.


Whiting’s Model of Information Processing

This model has 3 main stages.

  • Perceptual Mechanisms – Information is brought in from the environment and analysed
  • Translatory Mechanisms – Uses this information to make a decision on the skill to be performed
  • Effector Mechanisms – Selected movement is sent to the muscles via the motor nerve. Importantly, no movement occurs until the effector stage.

After a decision has been made, the body performs the skilled movement using the effectors.


Ver el vídeo: Teoría de la Detección de Señales (Junio 2022).