Información

Sobrevivir a tu ruptura

Sobrevivir a tu ruptura


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Como sociedad, ponemos gran énfasis en encontrar "al indicado". Nos presionamos para encontrar la compañera perfecta para nosotros. A menudo, este proceso puede ser estresante en sí mismo. Sin embargo, ¿qué pasa cuando termina una relación?

Todos podemos pensar en casos en los que amigos, colegas, familiares y otras personas con las que entramos en contacto se han visto obligados a gestionar el final de una relación romántica. Muchos de nosotros también hemos experimentado esto de primera mano. Para muchos, el final de una relación romántica puede verse como una verdadera prueba de resiliencia.

Cómo nuestro pensamiento puede influir en la recuperación

He ayudado a varios de mis clientes en áreas difíciles en sus relaciones. Sin embargo, las rupturas suelen ser los problemas de relación más difíciles. Muchos de mis clientes dicen: “¿Qué se supone que debo hacer ahora? Necesito a esta persona en mi vida. ¡No puedo vivir sin ellos! " Declaraciones como estas pintan una imagen de cuán poderosas pueden ser las conexiones románticas, así como cuán dependientes podemos volvernos de ellas. Esta dependencia puede causar la pérdida de la identidad personal en uno o ambos miembros de la pareja y hacer que la vida después de la ruptura se sienta extraña. Tales declaraciones también pueden llevar a que las personas se depriman.

Nuestros pensamientos causan nuestros sentimientos y comportamientos. El pensamiento precede a todo lo que hacemos y sentimos. Considere un acto terrorista: cuando una nación es sometida a los ataques de un grupo terrorista, las reacciones comunes incluyen miedo, disgusto, ira y confusión. Sin embargo, los atacantes pueden reaccionar con sentimientos de orgullo, felicidad y celebración debido a que consideran que su misión se ha cumplido. Esto muestra cuántas formas hay de pensar y, en última instancia, sentir sobre una situación determinada.

Cuando las personas tienen creencias irracionales sobre una ruptura, esos pensamientos irracionales pueden causar depresión.

Creencias irracionales sobre rupturas y pensamientos de reemplazo racional para practicar

Podemos desarrollar las habilidades que nos ayudan a sentirnos como queremos sentirnos ante cualquier situación (Pucci, 2010). Nuestro pensamiento dictará cómo nos sentimos acerca de una ruptura y, en última instancia, la enfrentaremos, así como cualquier otro acontecimiento en nuestras vidas. Los pensamientos y creencias irracionales que nos hacen sentir desesperanzados o deprimidos por nuestra ruptura pueden ser reemplazados por otros más racionales. Esto hará que el final de una relación se sienta mucho más llevadero.

Pensamiento irracional: "No puedo vivir sin esta persona. ¡Los necesito en mi vida! "

Pensamiento de reemplazo racional: "I pueden vivir sin esta persona. Definitivamente, hay cosas que necesito para vivir, como aire, comida y agua. No necesito que esta persona siga viva. Claro, los extraño, pero mi vida no terminará si no están en ella, y no los necesito ".

Pensamiento irracional: "Mi vida no tiene sentido sin mi pareja".

Pensamiento de reemplazo racional: “Mi relación fue simplemente un aspecto significativo de mi vida. Hay muchas formas de que mi vida tenga sentido, y mi relación no es la única forma de lograr ese sentido. Mi trabajo, mi familia, mis amigos y ___________ le dan sentido a mi vida ".

Pensamiento irracional: "Ya no soy yo sin mi pareja".

Pensamiento de reemplazo racional: “Siempre he sido yo mismo. Nada puede cambiar que soy yo, al igual que yo no puedo cambiar quiénes son los demás. Es posible que simplemente haya perdido de vista algunos de mis intereses fuera de mi relación, pero estos se pueden recuperar ".

Pensamiento irracional: "No puedo soportar el final de mi relación. Preferiría morir. Ya no hay nada por lo que vivir ".

Pensamiento de reemplazo racional: “No se trata de querer morir. Es cuestión de querer recuperar a mi pareja. Puedo y sobreviviré a esto. Hay muchas cosas por las que vivir. Por ejemplo, tengo a mis amigos, mi familia, mi mascota, mi trabajo significativo, etc. Simplemente he experimentado un cambio repentino en la vida y tengo todas estas otras cosas por las que vivir. Me niego a permitir que una experiencia de vida negativa anule todos los demás bienes que tengo en mi vida ".

Pensamiento irracional: "Debe haber algo mal en mí si mi pareja me dejó".

Pensamiento de reemplazo racional: “No hay nada malo en mí. Mi pareja y yo terminamos nuestra relación no es un reflejo de mi carácter o valor general. Esta situación simplemente significa que podría no haber estado de acuerdo en las cosas. Hay alguien más con quien seré compatible ".

Pensamiento irracional: "Caminaré solo por la Tierra por el resto de mi vida y nunca conoceré a nadie más".

Pensamiento de reemplazo racional: “No hay evidencia que diga que nunca encontraré otra pareja. Una relación fallida no presagia futuras relaciones fallidas. Lo único que significa mi relación terminada es que no éramos tan compatibles como pensábamos. Hay muchas otras personas con las que las cosas podrían salir bien. Es solo cuestión de encontrarlos ”.

Pensamiento irracional: "Odio a las parejas ahora y me molesta su felicidad".

Pensamiento de reemplazo racional: “Es irracional odiar a otras personas porque mi relación no funcionó. No participaron en lo que sucedió y simplemente están viviendo sus vidas. Su relación no tiene ninguna conexión conmigo, y ciertamente no están en una relación que me moleste o me lo restregue en la cara ".

Pensamiento irracional: "No puedo estar solo".

Pensamiento de reemplazo racional: “Puedo manejar estar solo, aunque puede ser incómodo. El hecho de que esté soltero en este mismo momento indica que puedo estar solo. Lo estoy haciendo y no ha pasado nada malo, aparte de estar incómodo. Claro, ciertamente me gustaría no estar solo en este momento, pero viviré. Después de todo, esto es solo temporal ".

No está mal porque se sienta mal

El final de una relación es un enorme cambio de vida. Se necesitará tiempo, paciencia y práctica para que se produzca un ajuste exitoso. A menudo experimentamos la creencia de que, si algo se siente extraño o incorrecto, entonces, de hecho, debe estar mal. Debido a la implicación emocional que caracteriza las relaciones románticas, indudablemente habrá momentos en los que la vida sin esta persona se sienta mal o “divertida”, pero esto no significa que realmente lo sea, o que estés haciendo algo mal.

Sentimientos como estos no indican que no puedas manejar la separación. Lo que sí quieren decir, sin embargo, es que te estás ajustando. Imagínese balanceando un bate de béisbol o un palo de golf en la mano que no es la dominante (la que ha estado usando toda su vida). Se necesitaría práctica para acostumbrarse a este proceso pero, con el tiempo, llegará a ser más hábil en él. Con la práctica, podrás adaptarte mejor a la vida después de tu ruptura.